sábado, 31 de julio de 2010

Ahí queda eso

Esto es un soliloquio
al borde de la locura
temo no estar a la altura
de tan notable auditorio.

Mi vida se desmorona
el horizonte me rehuye
ante esta olla que bulle
este corazón que descorazona.

La alegría se desdibuja
en la laguna de la rutina
mi codo a veces se empina
escapando de esta burbuja.

No se cuanto perdura
si es que no dura por siempre
mientras yo siga al frente
todas las heridas se curan.

Hoy reconozco, no obstante,
que me quejo sólo de vicio
no soy más feo que Picio
más no tengo una hembra delante




Pero esto es sólo un farol
que no alumbra ni un poco
a la sombra que ya ni provoco
rodando por escaleras de caracol.

Esta absurda plática
no tiene ningún sentido
por eso la he compartido
con gente tan simpática.

De nuevo me desdibujo
de tanto daros la tabarra
acabareis anclados en una barra
pidiendo otra copa de orujo.

8 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Si en vez de orujo me ofreces un gintónic, me quedo a leer un rato...no entiendo porqué no he dejado huella, con la de veces que he venido por aquí...
Será que he bebido y fregado el vaso y lo he guardado en su sitio...

Te sigo.

Un beso.

La gata Roma dijo...

Llevo un fin de semana bebiendo lo suficiente como para que todo tenga mucho sentido.
A veces no hace falta que pase nada muy grave o importante para que todo parezca anodino y no nos guste..
Kisses

Bluess Swing dijo...

Bueno,menudo embolado que en farol parece que queda, bautizado por orujo en una soledad desdibujada. Gracias por tu embrujo, gracias por estar ahí.

irene dijo...

Sobre todo no permitas que se te desdibuje la alegría.
Preciosa tu huella en mi espacio.
Un beso, Misántropo.

azpeitia dijo...

Canto sentido en rasgos de sinceridad absoluta que te llevan a lo más profundo de tus sentimientos encontrados...enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia

lemaki dijo...

Un discurso como este con seis comentarios no es un soliloquio, sobre todo porque lo que ahora parece que se descorazona, en un par de días esa fealdad desparece. Y siempre una copa alegra el cuerpo y el alma...

Me gustó mucho.

saludos.

Ana María dijo...

Aún sin orujo delante,
embriagas a golpe de frase.
Un abrazo

Elena dijo...

Cuartetas divertidisimas y complicadas de hacer rimando en consonante.
Me han recordado un poco al humor de Vital Aza, en su famoso:
"Cuando de niño empecé
a darle a la poesía
tan en serío la tomé
que solo en serio escribía."
Besitos.