martes, 8 de septiembre de 2009

versión censurable






Mis ojos descongelados
se clavarán en otro rostro,
las cicatrices serán el costo
de este amor "desángelado".

Tu imagen que me circunda
cada vez que parpadeo,
es un doloroso regodeo
en mi herida mas profunda.

Horizontes de espesa niebla
jalonarán mi ignoto camino,
esperando que el destino
me despinte esas tinieblas

O me depare un dolor
tan agudo y sin remedio,
nunca el insufrible tedio
de una vida sin amor.



2 comentarios:

Morgenrot dijo...

¡ Uy ! los dos últimos versos sentencian.

Es el gran motor del mundo, mueve montañas y transporta a otra esfera a aquél que en el caiga. Impensable la realidad sin querer.

Amaya dijo...

Mejor morir de amor que morir sin haber amado, o lo que es lo mismo: sin haber vivido.

Mil besos Misántropo, de " vida eterna"