martes, 13 de octubre de 2009

Cuando se pierden los valores
se me olvidan las referencias
se adormece la conciencia
se incineran los temores.

Cuando se es libre, por fin,
para cometer nuevos errores
para mezclar diferentes colores
para ponerse de nuevo a parir.

Para cantarse las verdades
y descontarse las mentiras,
para ser uno más en la pira
de la hoguera de las vanidades.

Quizás resurja cual ave fénix
o como un simple pájaro bobo
sin alas, sin vuelo, sin todo
lo que le hace alcanzar el cenit.

Tal vez, cicatrizada esta herida,
cambie, por fin, mi suerte
y pueda robarle a la muerte
algunos palmos de vida.

5 comentarios:

Morgenrot dijo...

Puede ser una catarsis de la que el resurgir resulte un premio para el que lo ha estado buscando y padeciendo.

¡ Suerte !, y que conste que me ha encantado la forma de engarzar los versos y el contenido de los mismos.

Eres único, un beso muy muy fuerte

María dijo...

Seamos libres para decidir, aunque nos equivoquemos, pero siempre sin ser coaccionados.

Te quedó genial el post, tienes una forma de escribir que me gusta mucho, igual que tus comentarios.

Un beso.

Inés dijo...

misántropo, primera vez que vengo a tu casa, me siento cómoda y feliz visitándote.
Tu poema respuesta me gustó mucho, eres bienvenido y te espero cuando quieras.

Libre es tu verso, transmites bien tus ideas y sentimiento, me gusta.

Un beso,

Sara dijo...

Hola, vengo a agradecerte la visita y amenazo con volver.
Besicos.

Gata dijo...

Pues encantada de conocerte.
saludos seguiré un rato por aquí paseando mientras silbo un poco...espero no molestar ;)